sábado, 17 de enero de 2015

Unos Carlistas menores (o muchos reyes para poco trono)

Blanca de Borbón (1868-1949): Con derechos
Primogénita de Carlos VII, el conocidísimo Duque de Madrid, contrajo matrimonio en 1889 con Leopoldo Salvador de Habsburgo (l863-1931), archiduque de Austria-Toscana, con el que tuvo diez hijos. Vivió siempre relacionada con la villa de Viareggio.

Blanca de Borbón

Como fiel partícipe de su "realeza" procreó a los Archiduques Raniero Carlos, Leopoldo Salvador, Antonio, Francisco José y Carlos Pío. A la extinción masculina de la dinastía carlista en 1936, tras la muerte de su tío don Alfonso Carlos I, en ella recaerían -según sus partidarios - los derechos de la rama en litigio.

Carlos (VIII) de Habsburgo y Borbón (1909-1953): Muy de Derechas.
Nuestro nuevo pretendiente es Carlos Pío de Habsburgo-Lorena y Borbón, príncipe de Toscana y Archiduque de Austria, hijo menor de la infanta doña Blanca, y reconocido como heredero de los derechos dinásticos de la rama legitimista por aquellos carlistas que no aceptaron la regencia ni la candidatura de los Borbón-Parma. Es decir, por los carloctavistas o también conocidos como Comunión Carlista o cruzadistas.

En 1932 una sección del carlismo se orientó hacia los hijos de doña Blanca de Borbón, al considerar que no existía ninguna otra rama que fuera heredera ideológica del tradicionalismo monárquico y que por lo tanto la sucesión debía buscarse entre los descendientes de la mujer más cercana a don Alfonso Carlos. Cuando Alfonso Carlos murió en 1936 Carlos, en un primer momento, apoyó al Regente de la Comunión Carlista, el Príncipe Javier de Borbón-Parma, que había sido nombrado por Alfonso Carlos como su sucesor. Pero luego le pudo la avaricia.

Fijémonos, SUS DERECHOS PROVIENEN DE SU MADRE. Y según los postulados carlistas no tenía ningún derecho al trono de España, ya que el origen de los "reyes" carlistas venía de que Carlos María Isidro no reconoció a Isabel II como reina por ser mujer y no tener derechos.

Carlos VIII

A estas alturas de la fiesta carlista los pretendientes y sus seguidores cabalgarán de contradicción en contradicción. Carlos Creció en el palacio Toscana de Viena pero, en 1919, el gobierno republicano de Austria confiscó todas las propiedades de los Habsburgo y por ello Carlos emigró con su familia a Tenuta Reale, propiedad de la familia materna en Viareggio (Italia). De allí a Barcelona. En 1926 Carlos recibió la nacionalidad española. ¡No era español!

Tras completar la escuela secundaria, Carlos entró en la Escuela de Ingeniería Industrial. Volvió a Austria en la década de 1930 y se unió al Heimwehr, una milicia conservadora que participaba en peleas callejeras con los comunistas y los socialistas. En los confusos hechos de la Guerra Civil Española el Archiduque no hizo ninguna reivindicación inmediata al trono.

Contrajo matrimonio en la catedral de San Esteban de Viena con Cristina Satzger de Bálványos en 1938, con la que tuvo dos hijas, Alejandra e Inmaculada. Encima, como era un matrimonio morganático, la descendencia fue excluida de la sucesión... austriaca (tampoco reinante). Aunque dio igual: eran mujeres.

Más rarezas. Sus hermanos no miraban hacia el carlismo y así el 29 de junio de 1943 Carlos publica un manifiesto en el que se proclama legítimo heredero del trono. En ese tiempo él tenía tres hermanos mayores, pero ninguno de ellos se había mostrado interesado en reclamar esos derechos dinásticos. En 1947 sus hermanos Leopoldo y Francisco José renuncian a sus derechos. En 1948 Antonio María lo hace verbalmente en Barcelona. Pero a la muerte de Carlos VIII, Francisco José y Antonio María reclaman los derechos para sí mismos.

Francisco Franco vio con buenos ojos al personaje, que a esas alturas usaba el título de Duque de Madrid como su abuelo, y le permitió venirse desde Andorra a Barcelona a partir de 1943. Serán buenos años para Carlos VIII al conocer cierto éxito entre los círculos carlistas. Pero al morir de una hemorragia cerebral sin descendencia masculina...

En lo personal no le fue tan bien: Se separó de su esposa en 1949 y en diciembre de 1950 se divorciaron en Reno, Nevada-EEUU -como si fuesen estrellas de cine- contradiciendo el ideario carlista. Claro que lo intentó compensar iniciando un proceso eclesiástico de nulidad de su matrimonio, el cual aún no había sido resuelto a su muerte. Está enterrado en el monasterio de Poblet. Lo más cerca que estuvo de la corona de Castilla, Aragón, etc.




No hay comentarios:

Publicar un comentario